EL PORTAL DE AHORRO PARA EMPRESAS
Y PROFESIONALES
Atención al cliente
937127310
 
Artículo relacionado con la sección de Control de presencia y vacaciones

Jornada intensiva de verano: pros y contras de aplicarla

Artículo sobre Control de presencia y vacaciones publicado por Doiser

Jornada intensiva de verano: pros y contras de aplicarla

Artículo redactado por Doiser

En Doiser tenemos expertos en Control de presencia y vacaciones que han realizado este artículo para ti. Esperamos que sea de tu interés.

Recuerda que en Doiser te ofrecemos también las mejores empresas y ofertas en Control de presencia y vacaciones. Descúbrelo ahora.

En verano, muchísimas empresas reajustan sus tareas para adaptarse a la jornada intensiva. ¿Sabes en qué consiste? ¿La aplicas en tu negocio? En este artículo analizaremos los pros y contras de esta medida y cómo afecta a la empresa y a los trabajadores. ¡Vamos allá!

¿Qué son las jornadas intensivas?


A diferencia de la jornada partida que se sigue durante la mayor parte del año en muchas empresas, la jornada intensiva condensa las horas de trabajo diarias en un único turno. Por ejemplo: empresas que durante todo el año trabajan de 9 a 1 y de 4 a 8, reducen su jornada en verano a 7 horas, de 8 de la mañana a 3 de la tarde.

¿Son obligatorias las jornadas intensivas en verano?


Esta es una pregunta que se hacen muchos empresarios que tienen trabajadores a su cargo. En términos generales, la respuesta es no. En el artículo 34 del Estatuto de Trabajadores, que es donde se recoge la jornada de trabajo, no dice nada al respecto. Por tanto, a no ser que el convenio colectivo de tu sector diga lo contrario, no es obligatorio que implantes la jornada corta en verano.

Las empresas que se deciden a aplicar esta jornada de 7 horas suelen proponer horarios de 7 de la mañana a 2 de la tarde, o de 8 a 3 desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre. Pero ¿por qué lo hacen? ¿Cuáles son las ventajas?

Pros de la jornada intensiva de verano


  • Disminuye el absentismo laboral
Uno de los mayores problemas de las empresas es el absentismo laboral. De hecho, es el motivo de la pérdida de un 4,5 % de las horas de trabajo. Sin embargo, cuando los trabajadores tienen más tiempo libre gracias a la jornada reducida, disminuyen las ausencias en el trabajo.

  • Mejora la productividad
Está demostrado que la productividad no aumenta por la cantidad de horas trabajadas. En realidad, España destaca por ser uno de los principales países de Europa en cantidad de horas de trabajo, pero no en su productividad, que es de 31,5 % por hora.

Cuando la jornada es más corta, los trabajadores se esfuerzan más por trabajar y ser más productivos para sacar adelante las tareas.

  • Trabajadores más contentos
A todos nos agrada tener más tiempo libre y poder disfrutar de las tardes a nuestra manera. Los turnos partidos pueden ser un impedimento en este sentido. Un trabajador que aprovecha mejor sus momentos de descanso es un trabajador mucho más feliz y motivado.

  • La retención del talento
Una jornada laboral más corta es más atractiva para los trabajadores. Esto no solamente es importante porque te ayuda a atraer mejores empleados, sino porque contribuye a mantener la motivación de los más cualificados.

  • Disminuye el estrés de los trabajadores
Un gran problema para los negocios y para los propios trabajadores es el estrés que sufren durante la jornada laboral. La saturación mental es contagiosa y puede ser una plaga para la empresa.

Cuando el trabajador termina la jornada laboral demasiado cansado, el estrés de un día se acumula con el del siguiente. Sin embargo, si adaptas la jornada al horario de verano, tendrán más margen de tiempo durante la tarde para descansar y, de esta manera, amanecer frescos al día siguiente y rendir eficazmente.

Contras de la jornada de verano intensiva


Algunos de los motivos por los que las empresas no están seguras de implantar este horario son los siguientes:

  • Los trabajadores han de llegar antes al trabajo, algo que a veces no es fácil de conciliar con los horarios familiares, y tienen menos tiempo para hacer el mismo trabajo.

  • Puede ser complicado para la empresa cuadrar las horas en el cómputo anual, que debe ser el mismo que si se mantuviese la jornada habitual.

El primero de estos motivos se puede solucionar ampliando la flexibilidad horaria e introduciendo pautas y rutinas que mejoren la concentración de los trabajadores. Pero ¿el segundo cómo se puede salvar? Con una herramienta de control de horario.

Esta herramienta de control del horario, además de ser obligatoria para llevar un registro de la jornada laboral, facilita enormemente la situación cuando se aplica un horario de verano especial. Muchas de estas herramientas están conectadas a la nube para ayudar a las empresas a cumplir con toda la normativa en lo referente al “fichaje”.

¿Todavía tienes dudas sobre si la jornada intensiva es una buena opción para tu empresa? Recuerda que tiene muchas ventajas y, con la ayuda de una herramienta de control de horario, las desventajas son perfectamente salvables.

Si aún no tienes una herramienta de fichaje en tu negocio, recuerda que en nuestro portal encontrarás empresas especializadas que pueden ayudarte. Pídeles presupuesto sin compromiso y ellos te recomendarán la solución perfecta para tus necesidades.

Servicios más demandados

En Doiser encontrarás todo lo que necesites para tu empresa, pero estos son los servicios TOP del momento