EL PORTAL DE AHORRO PARA EMPRESAS
Y PROFESIONALES
Atención al cliente
937127310
 
Artículo relacionado con la sección de Prevención de riesgos laborales

Golpe de calor: principales síntomas y cómo evitarlo en el trabajo

Artículo sobre Prevención de riesgos laborales publicado por Doiser

Golpe de calor: principales síntomas y cómo evitarlo en el trabajo

Artículo redactado por Doiser

En Doiser tenemos expertos en Prevención de riesgos laborales que han realizado este artículo para ti. Esperamos que sea de tu interés.

Recuerda que en Doiser te ofrecemos también las mejores empresas y ofertas en Prevención de riesgos laborales. Descúbrelo ahora.

Durante el verano del año 2022 hemos vivido temperaturas extremas que, en muchas localidades, han alcanzado récords absolutos. En un contexto en el que los expertos hablan de que la tónica es que los estragos del cambio climático sigan incrementándose, hay que hacer referencia al golpe de calor. ¿Sabes qué es? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Qué pueden hacer las empresas para evitarlos? Sigue leyendo para conocer más detalles.

¿Qué es un golpe de calor? Causas y factores de riesgo


Se puede considerar que, un golpe de este tipo es la enfermedad más extrema que esté inducida por las elevadas temperaturas. Desde el punto de vista clínico, queda definido como un trastorno en el que el cuerpo alcanza un exceso de temperatura (por encima de los 40 grados) por exponernos de manera prolongada al entorno caluroso. Es una afección que, principalmente, se da en verano.

Puede producirse por estas dos causas:

  • Golpe de calor clásico: suele afectar a personas mayores, las cuales tienen, además, enfermedades crónicas. En estas personas, los mecanismos de regulación térmica suelen fallar y la acumulación de calor provoca el golpe.

  • Golpe de calor por esfuerzo: puede afectar a personas de todas las edades. Se produce cuando estamos expuestos a elevadas temperaturas y se realiza un esfuerzo físico. Eso sí, suele predominar en adultos que no se encuentran aclimatados al calor. 

  • No obstante, puede considerarse que la gente joven suele sufrir con más frecuencia el llamado golpe de calor leve.

Síntomas y cómo reaccionar ante uno


Se puede considerar que los síntomas de un golpe de calor son diferentes a los de la insolación o el agotamiento por calor. Recuerda que, si no se trata rápida y eficazmente, puede afectar al correcto funcionamiento de los principales órganos e incluso causar la muerte. Así, podremos detectar al golpe con la presencia de varios de los síntomas siguientes:

  • Respiración rápida.

  • Debilidad generalizada.

  • Sonidos pulmonares anormales al respirar.

  • Aumento de la frecuencia cardíaca.

  • Piel enrojecida o pálida.

  • Confusión o desorientación.

  • Ataxia: problema de coordinación y de ejecución de movimientos.

  • Anhidrosis: incapacidad de sudar a pesar de sentir mucho calor.

Ante un golpe de calor, es vital detectar rápidamente los síntomas y actuar correctamente:

  • En primer lugar, se debe llevar al afectado a un sitio fresco. 

  • Bajar su temperatura corporal es crítico, ya sea quitándole el calzado, la ropa de protección (si la llevase), etcétera.

  • Aplicar rápidamente técnicas de enfriamiento, poniéndole hielo o paños de agua fría en la frente, cuello, ingles, nuca... 

  • En el caso de que pierda el conocimiento, llamar a una ambulancia de inmediato.

Medidas para evitar los golpes de calor en el trabajo


En condiciones de elevadas temperaturas por ola de calor, sobre todo cuando hay mucha humedad o temperaturas de más de 40 grados, los riesgos en el trabajo se multiplican. Las medidas recomendadas por la PRL para reducir los riesgos de golpe de calor son las siguientes:

  • Aumentar las pausas de trabajo.

  • Incrementar la potencia del aire acondicionado o instalar ventiladores.

  • Proporcionar agua potable y fresca a los trabajadores.

  • Planificar las tareas más pesadas a primera hora de la mañana, cuando las temperaturas son menos elevadas, adaptando, además, los horarios de trabajo o potenciando el teletrabajo.

  • Procurar ir con prendas más amplias, de tejidos ligeros y colores claros. La protección de la cabeza para los trabajos de calle es vital en estos casos.

  • Habilitar zonas de sombra o locales para que los trabajadores que realizan su trabajo en la calle puedan resguardarse.

No obstante, pese a las medidas tomadas, es imprescindible la responsabilidad individual. Independientemente de que la compañía tome medidas, debemos beber mucho líquido, aunque no se tenga sed y en momentos calurosos. 

Ahora que conoces qué es un golpe de calor, ya sabes cuáles son sus síntomas y qué debes hacer para evitarlo. De todas formas, si necesitas ayuda para establecer un protocolo de prevención de riesgos laborales adaptado a tu sistema de trabajo, contacta con los expertos en PRL que encontrarás en nuestro portal. Pídeles presupuesto sin compromiso y cuenta con las herramientas necesarias para evitar un golpe de calor en tu trabajo.

Servicios más demandados

En Doiser encontrarás todo lo que necesites para tu empresa, pero estos son los servicios TOP del momento